miércoles, 24 de noviembre de 2010

martes, 23 de noviembre de 2010

El mayordomo me detesta, lo sé. El mayordomo no ha dejado de mirarme en toda la cena. Cada vez que levantaba la vista, allí estaba el mayordomo. Cada vez que le devolvía la mirada, desafiándole, el mayordomo me obsequiaba con una sonrisa. El mayordomo es un hombre sutil. Cuando he resbalado, el mayordomo ha sido el primero en acercarse a preguntar cómo estaba, solo a fin de llamar la atención de todos sobre mi caída. Al final de la noche, el mayordomo me ha despedido con fría cortesía.

domingo, 14 de noviembre de 2010

¡Buh!, dijo la hoja de papel al pasar volando por tu ventana.

martes, 9 de noviembre de 2010

GREEN DAY: 21st CENTURY BREAKDOWN

Rock sencillo y directo, electrizante, sin pretensiones. Me encanta el último disco de Green Day. Me creía que sería una caca porque casi no se ha hablado de él. Y más comparado con el exitazo que fue AMERICAN IDIOT. Pero no tiene nada que envidiar a su predecesor.

domingo, 7 de noviembre de 2010

jueves, 4 de noviembre de 2010

El camino a la Décima

Este año, como anuncia el profético diaro MARCA, y para no faltar a la tradición, el Real Madrid (la Realeza del fútbol) retoma su infatigable y eterno camino a la Décima.

Despertador

Suena el despertador. Manoteas para apagarlo. Pero no. El despertador no ha sonado. Te han despertado unos golpes en la puerta, que ahora se repiten. "¿Quién es?", graznas desde la cama. Al otro lado, la voz responde inconfundible: "Soy yo". "¿Tú?". "Puedes abrirme", exige más que pregunta. "Estoy durmiendo. Vete". "Vale. No, mejor esperaré a que salgas". "Me da igual, pero calla". Se echa a reír. "¡Ya está bien!", te enfadas. "No he dicho nada", está tan pegado a la puerta que parece sonar dentro. "¡Estás hablando!", señalas. Por fin el silencio. Das vueltas furiosas sobre la cama, sin poder dormirte. Sientes fuera su silenciosa, inconfundiblemente molesta presencia.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

No era el sol, era un meteorito, una bola de fuego. El hombre dio un volantazo para proteger el coche en la cuneta. Su acompañante chilló, pillada por sorpresa mientras se pasaba la lima por las uñas.

La rebelión de los gatos

Un día al volver la familia Limón a casa la encontró saqueada. Los cuadros caídos, los cojines destripados, la ropa hecha jirones, la vajilla a pedazos. En el jardín los seis gatos dormitaban plácidamente. Nadie sospechó nunca de ellos.

lunes, 1 de noviembre de 2010


Escena 1

—Me lo pensaré —dice llevándose un dedo al labio para subrayar el acto de pensar.

La mujer intenta convencerle, insiste en lo mismo. Se acerca al hombre para crear intimidad.

Escena 2

El hombre de la mano alzada se dirige al otro:

—¿Cuantos dedos tengo?

—Cinco —responde el otro sin inmutarse.

—No, siete —descubre la otra mano.

Ahora es la mujer quien juega con el hombre de la mano alzada.