miércoles, 3 de noviembre de 2010

No era el sol, era un meteorito, una bola de fuego. El hombre dio un volantazo para proteger el coche en la cuneta. Su acompañante chilló, pillada por sorpresa mientras se pasaba la lima por las uñas.

No hay comentarios: